“Apadrina una escuela”: Nueva campaña de misiones salesianas

Apadrina una escuela

“Apadrina una escuela”, para que todos los niños puedan tener una educación de calidad

Nueva campaña de misiones salesianas para
acabar con la pobreza y exclusión

            Apadrina una escuelaTú puedes asegurarles materiales escolares, un profesorado formado, una buena alimentación

            Poder ir al colegio y recibir una buena educación es un punto de inflexión. Con lápices, pizarras y un profesor comienza todo.

           Marie es una chica huérfana de un pequeño pueblo del norte de Togo que se fue a la ciudad para tener una oportunidad de sobrevivir. Allí entró en el centro Don Bosco de Kara. Hoy es una albañil con un trabajo que le permite vivir con dignidad.

            Como Marie hay muchos ejemplos, pero más de 263 millones de niños y niñas no reciben educación hoy, a pesar de los esfuerzos realizados en los últimos años.

            Desde Misiones Salesianas trabajamos cada día para acabar con este problema y por eso lanzamos la campaña ‘Un colegio. Un futuro’ para que todos los niños y niñas puedan tener la oportunidad de acceder una educación de calidad que les abra puertas al futuro.

            Como se ha recordado en la Alianza Mundial por la Educación este pasado fin de semana en Dakar, la educación universal de calidad es uno de los grandes retos para el año 2030 y es necesario que la comunidad internacional se implique para “ganar la madre de todas la batallas”, como explicó Macky Sall, presidente de Senegal.

            La construcción de un colegio es el primer paso para llegar a cumplir nuestro sueño de que todos los niños y niñas puedan recibir educación de calidad y tener herramientas para luchar contra la pobreza. Pero una vez construido son muchas las necesidades: materiales, profesorado formado, alimentación para el alumnado…

            Para ello, desde Misiones Salesianas, contamos con el programa ‘Apadrina una escuela’. Una iniciativa única que permite ayudar a todos los niños y niñas del centro y que les da las mismas oportunidades a todos.

            Apadrina una escuela“El programa es indispensable para nosotros. Sin ese apoyo, muchos de los chicos y chicas a los que estamos dándoles formación profesional y una salida de futuro no tendrían esa posibilidad”, explica el director del colegio Don Bosco de Kara (Togo).

            El futuro de los niños, niñas y jóvenes que no tienen acceso a la educación es pobreza, exclusión, abusos, precariedad, falta de salud… “Poder ir al colegio y recibir una buena educación es un punto de inflexión. Con lápices, pizarras y un profesor comienza todo”, explica Ana Muñoz, portavoz de la organización. “A nuestros niños se les hace duro ir al colegio, aprender la lección, los exámenes… sin embargo, más duro es no poder ir a la escuela”, añade Muñoz.

            Apadrinar una escuela es una manera novedosa y única de colaborar con la educación de miles de niños y niñas, de acabar con la pobreza y de transformar el mundo en un lugar mejor.