Científicos respaldan las creencias tradicionales sobre el Santo Sepulcro

El Santo Sepulcro

Científicos respaldan las creencias tradicionales sobre el Santo Sepulcro
Prueban que la supuesta tumba de Jesucristo
se remonta a tiempos romanos

            El Santo SepulcroDatan el mortero del Edículo en el siglo IV, mostrando así la continuidad histórica del lugar.

            Es un hallazgo muy importante, pues confirma que fue Constantino el Grande, como lo afirman las evidencias históricas, el responsable de haber cubierto el lecho de roca del sepulcro de Cristo con las losas de mármol del santuario.

             El mortero del Edículo del Santo Sepulcro, el sitio que alberga la supuesta tumba de Jesucristo, data del siglo IV. Así lo han confirmado científicos que han trabajado en la restauración del sitio más sagrado del cristianismo, quienes han corroborado de esta forma la creencia antigua de que los romanos construyeron el monumento en el mismo lugar donde se cree que el Salvador fue enterrado tres siglos antes.

            El estudio científico que así ha llegado a su fin es la primera vez que realiza trabajos de esta índole en el sitio, localizado en lo que hoy es la Iglesia del Santo Sepulcro, en el interior de un santuario construido después.

            La prueba realizada en los componentes del mortero del sitio se hizo en el marco de los nuevos trabajos de restauración del monumento, por lo que el lugar donde se cree que Jesús fue enterrado fue abierto por primera vez en muchos siglos.

            Antonia Moropoulou, coordinadora y jefa científica de los trabajos de restauración, indicó que los resultados de la prueba concuerdan con la creencia histórica de que los romanos construyeron el monumento en la presunta tumba de Jesús en la era de Constantino el Grande, alrededor del año 326 de nuestra era.

            “Es un hallazgo muy importante, pues confirma que fue Constantino el Grande, como lo afirman las evidencias históricas, el responsable de haber cubierto el lecho de roca del sepulcro de Cristo con las losas de mármol del santuario”, afirmó Moropoulou, especialista en preservación de la Universidad Técnica Nacional de Atenas.

            La datación del mortero muestra la continuidad histórica del lugar, desde la era bizantina, pasando por las Cruzadas y el periodo de antes y después del Renacimiento. Las certezas tradicionales consideran que Constantino construyó el monumento a Jesús en el sitio donde se creía fue enterrado, cuando se iniciaba la transición del Imperio romano hacia la Cristiandad, en el siglo IV de nuestra era.

            La Iglesia del Sagrado Sepulcro alberga en la actualidad el santuario, así como el presunto punto cercano donde se crucificó a Jesús, considerados ambos los sitios más sagrados de la cristiandad. En marzo, el recién restaurado santuario que cubre y rodea la tumba de Jesús fue mostrado después de un minucioso trabajo. Un santuario del siglo XIX, rematado con una cúpula en forma de cebolla, alberga la tumba del Salvador del mundo.

            En octubre del 2016 se abrió por primera vez en siglos lo que se supone es el sepulcro de Jesús, después de disputas entre creencias de varias religiones que se asientan en el lugar.