El joven italiano Carlos Acutis será beatificado en Asís el próximo 10 de octubre

Tumba de Carlos Acutis, en la basílica del Despojo de San Francisco en Asís

Tumba de Carlos Acutis, en la basílica del Despojo de San Francisco en Asís

Carlo Acutis, una vida ofrecida por Jesús, la Iglesia y el Papa

Carlos AcutisEl Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos habla del aplazamiento al 10 de octubre de la Beatificación del joven milanés, apasionado de Internet y enamorado de Jesús y de la Iglesia.

Benedetta Capelli – Ciudad del Vaticano

Muchos esperaban el anuncio de la Beatificación de Carlo Acutis, el genio de la informática que amaba profundamente la Eucaristía. Debido a la pandemia, la fecha se trasladó a octubre, como señala el Cardenal Angelo Becciu, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos:

Su Eminencia, ¿cómo se llegó a esta cita?

De una manera muy simple. Se fijó una fecha, luego sabemos cómo anduvieron las cosas a causa de la epidemia que, precisamente, no permite que se realicen ceremonias tan importantes. Así pues, junto con el obispo de Asís acordamos el 10 de octubre; se espera que un poco más de gente pueda asistir a la ceremonia en ese momento; entre otras cosas, tendrá lugar sólo dos días antes del aniversario de su muerte, porque murió el 12 de octubre de 2006. Así que hemos acordado esa fecha. Esperemos que la gente pueda venir, de lo contrario muchos podrán seguir la celebración por streaming.

Carlo Acutis es un ejemplo de fe para nuestros jóvenes y para todos nosotros…

Por supuesto. Impresiona la madurez de este chico. Murió a la edad de 15 años y desarrolló un maravilloso y ejemplar conocimiento de la fe. Era un niño cuando se enamoró de la Eucaristía, y luego volcó su devoción también a Nuestra Señora. Era catequista, logró transmitir la fe a los niños, no sólo en la forma clásica de las reuniones, sino que también explotó los medios telemáticos. Creó un proyecto informático sobre los temas de la fe; tenía un sitio sobre los milagros eucarísticos. Así que este jovencito vivió su fe al máximo. Las palabras expresadas en sus últimos días también son sorprendentes. Dijo: «Quiero ofrecer todos mis sufrimientos por el Señor, por el Papa y por la Iglesia. No quiero hacer el Purgatorio; quiero ir directamente al Cielo». ¡A la edad de 15 años! Un joven que habla así nos sorprende y creo que estimula a todos a no bromear con nuestra fe, sino a tomarla en serio.

La autopista al cielo

El rostro de buen chico, la sonrisa limpia, la mirada dirigida al cielo y su corazón inflamado por el amor a Jesús que relataba a los niños del catecismo, al empleado doméstico que se convirtió al cristianismo, a los pobres que encontraba en la Obra San Francisco de Milán. En tan sólo 15 años de vida, Carlo Acutis había saboreado así el Cielo, en su dedicación a los demás, en su prisa por dar a conocer al mundo, a través de las nuevas tecnologías, la belleza de la Palabra de Dios, así como el consuelo que proviene del rezo del Rosario y el valor de la Eucaristía, su «autopista hacia el Cielo».

Beatificación en Asís

Su Beatificación tendrá lugar en Asís, lugar de su entierro, el sábado 10 de octubre, a las 16 horas en la Basílica Papal de San Francisco. «La noticia -subrayó monseñor Domenico Sorrentino, obispo de la diócesis de Assisi-Nocera Umbra-Gualdo Tadino- constituye un rayo de luz en estos meses en los que hemos afrontado la soledad y el distanciamiento experimentando el aspecto más positivo de Internet, una tecnología de comunicación para la que Carlo tenía un talento especial». Una beatificación – explicó el prelado – que será un estímulo para todos.

Venerable desde 2018

Carlo Acutis, nacido en Londres el 3 de mayo de 1991 y fallecido en Monza el 12 de octubre de 2006 a causa de una leucemia fulminante, fue declarado Venerable el 5 de julio de 2018. Casi un año después, sus restos fueron trasladados al Santuario del Despojo en Asís. Fue reconocido por el milagro de un niño brasileño ocurrido en 2013. El pequeño sufría de trastornos digestivos importantes, con una rara anormalidad anatómica congénita del páncreas, pero la operación no se realizó. La familia y su comunidad pidieron la intercesión de Carlo para salvar a su hijo.

No yo, sino Dios

Mons. Domenico Sorrentino, obispo de Asís, recibe los restos de Carlos Acutis en la basílica del Despojo de San Francisco

Mons. Domenico Sorrentino, obispo de Asís, recibe los restos de Carlos Acutis en la basílica del Despojo de San Francisco

«Es cierto que el mundo digital puede exponerte al riesgo de encerrarte en ti mismo, al aislamiento o al placer vacío. Pero no se debe olvidar que hay jóvenes que en estas áreas también son creativos y a veces brillantes». Lo escribió el Papa Francisco en la Exhortación Apostólica post-sinodal a los jóvenes «Christus Vivit», fruto del Sínodo de 2018. Carlo es indicado por el Papa como un ejemplo para ser dado a los jóvenes para un uso saludable de los medios de comunicación. Gracias a su pasión por la tecnología informática, creó una exposición sobre milagros eucarísticos, que viajó por todo el mundo, para contar la alegría del encuentro concreto con Jesús. «Todos nacen como originales, pero muchos mueren como fotocopias”, era el lema de Carlo que también amaba repetir: «La tristeza es la mirada dirigida hacia uno mismo, la felicidad es la mirada dirigida hacia Dios». Expresiones de una fe intensa y verdadera, saboreada en la tierra, en la plenitud de la vida de un niño de quince años con el corazón abierto a Dios.