El misterioso fresco medieval oculto tras una pared de una iglesia de Roma durante 900 años

Fresco descubierto

El misterioso fresco medieval
oculto tras una pared de una
iglesia de Roma durante 900 años

Se trata de una pieza única por su rara iconografía y por la explosión de colores, y está en perfecto estado de conservación

Un fresco medieval con colores brillantes y un increíble estado de conservación, de cuatro metros de alto y casi uno de ancho, escondido por una pared durante casi 900 años, reapareció en Roma en un recoveco en la iglesia de San Alexio, en el Aventino, una de la siete colinas sobre la que se construyó la antigua Roma.

Se trata de «un hallazgo absolutamente excepcional», ha manifestado Claudia Viggiani, una joven historiadora del arte, autora del descubrimiento tras una larga investigación. Viggiani considera que el fresco, atribuible al siglo XII, es extraordinario también «por la muy rara iconografía de los dos personajes que se reconocen en el cuadro». Se trata de Jesús Peregrino y de un santo, muy probablemente Alexio.

Se considera excepcional la explosión de colores del fresco: Un negro intenso en el fondo, el rojo del manto, el brillo de los halos y el rostro rosado del Cristo con mirada penetrante.

Todo partió de una investigación de archivo. Una carta escrita en 1965 dirigida a la Superintendencia de la Región Lacio despertó la curiosidad de la Claudia Viggiani. En ella se hablaba de un fresco en excelente estado de conservación, casualmente encontrado durante los trabajos para la consolidación del campanario de la iglesia dedicada a los santos Alexio y Bonifacio, restaurada en el 1216, 1582, 1750 e incluso en años posteriores. En definitiva, el fresco fue ya visto en el pasado, no se puede decir que es «inédito», lo que no quita que el redescubrimiento del fresco sea realmente notable, gracias a la investigación de Claudia Viggiani.

Fragmento todavía oculto

Hace unos meses el fresco fue puesto bajo protección por la restauradora Susanna Sarmati, con un proyecto de la Superintendencia de Roma. Una pequeña puerta en la parte posterior del santo es todavía inaccesible por problemas de seguridad. Según Sarmati, el marco policromado de la pintura tiene un «refinamiento excepcional», muy difícil de «encontrar tan completo e intacto».

En sus orígenes, el fresco ocupaba una posición de gran relieve dentro de la iglesia, teniendo en cuenta la fama que acompaña en aquella época a San Alexio. «Quienes reconstruyeron la iglesia en los siglos posteriores, protegieron el fresco colocando delante una pared», señaló Viggiani. Una parte del cuadro está todavía oculta y se espera sacarla también a la luz.

Roma está siendo muy criticada en los últimos años por el interminable deterioro que está sufriendo. «Il Messaggero», periódico romano habla de las siete plagas de Roma, al señalar sus deficientes transportes, socavones, suciedad y burocracia. Pero la Ciudad Eterna sigue sorprendiendo al mundo con sus tesoros, como el que ahora se ha redescubierto.