El Papa reconoce las virtudes heroicas del sacerdote Mariano José de Ibargüengoitia y de la religiosa María Félix Torres

El sacerdote Mariano José de Ibargüengoitia fue el cofundador del Instituto de las Siervas de Jesús de la Caridad

El sacerdote Mariano José de Ibargüengoitia fue el cofundador del Instituto de las Siervas de Jesús de la Caridad

El Papa reconoce las virtudes
heroicas del sacerdote Mariano José de Ibargüengoitia y de la religiosa María Félix Torres

Cardenal Becciu en la beatificación de las Mártires Concepcionistas. Madrid

Cardenal Becciu en la beatificación de las Mártires Concepcionistas. Madrid

El sacerdote Mariano José de Ibargüengoitia fue el cofundador del Instituto de las Siervas de Jesús de la Caridad y la religiosa María Félix Torres fundó la Compañía del Salvador

            El Papa Francisco ha reconocido las «virtudes heroicas» del sacerdote Mariano José de Ibargüengoitia y Zuloaga (1815-1888) y de la religiosa María Félix Torres (1907-2001), ambos de origen español y que, de esta forma, se han convertido en «venerables siervos de Dios».

            El reconocimiento llegó después de que el Pontífice recibiera este viernes al prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Angelo Becciu, a quien el Papa autorizó a promulgar también los decretos de virtudes heroicas del jesuita italiano Eusebio Francesco Chini y de Angiolino Bonetta, laico italiano de la Asociación de Trabajadores Silenciosos de la Cruz.

            En el encuentro, Francisco también aprobó un milagro por intercesión de María Antonio Samà, que será beatificada próximamente. Nacida el 2 de marzo de 1875, a esta laica de Calabria una grave enfermedad la postró en cama durante 60 años, ofreciendo al Señor todos sus sufrimientos.

Impulsor de comunidades religiosas

            Mariano José de Ibargüengoitia y Zuloaga, nació en Bilbao el 8 de septiembre de 1815, mismo año en el que nació san Juan Bosco y con el que comparte también el mismo día de muerte: el 31 de enero de 1888. Entre ambas fechas, recibió la ordenación presbiteral en la basílica romana de San Juan de Letrán el 18 de abril de 1840.

            Durante su vida sacerdotal, promovió la fundación de diferentes comunidades religiosas. En 1857 impulsó la llegada a Bilbao de las religiosas de Nuestra Señora del Refugio, para la rehabilitación de las mujeres que habían caído en la prostitución. Dos años después, promovió la venida a la ciudad de las hermanas de la Cruz. En 1871, colaboró en la fundación del colegio de las Carmelitas de la Caridad en Zumaya (Guipúzcoa), en 1878 llama a las mismas religiosas para abrir otra escuela en Deusto y en 1879 ayuda a los Pasionistas a instalarse en la localidad.

            A partir de 1871 colaboró decisivamente con santa María Josefa del Corazón de Jesús (1842-1912) en la fundación de la Congregación de las Siervas de Jesús de la Caridad, siendo el director espiritual de la misma.

Fundadora de la Compañía del Salvador

            La religiosa María Félix Torres nació el 25 agosto de 1907 en la localidad aragonesa de Albelda y falleció en 2001 en Madrid.

            Con 14 años vivió por primera vez la experiencia de los Ejercicios Espirituales de san Ignacio de Loyola. Siente muy intensamente el amor y la llamada del Señor y esta fue su respuesta: «Soy suya plena y conscientemente para siempre», se lee en su diario. Sin embargo, sus padre su opusieron a su vocación religiosa y se matriculó en Ciencias Químicas en la Universidad de Zaragoza, obteniendo la licenciatura en 1930.

            El día 15 de agosto de 1934, junto a Carmen Aige, hace un voto privado de gastar su vida en provecho de las almas y servicio de la Iglesia. Con el tiempo, se le van uniendo otras jóvenes universitarias. En 1940, reciben el permiso para vivir en comunidad y en 1952, son declaradas como Congregación Religiosa de Derecho Diocesano. En 1986, la Compañía del Salvador fue aprobada por la Santa Sede como Instituto de Derecho Pontificio, dedicándose principalmente a la educación cristiana de la juventud, sobre todo universitaria. Con este fin abre en España y en América los Colegios Mater Salvatoris, que transmiten el carisma que el Señor le concedió: adhesión al Papa, amor tierno a la Santísima Virgen y hacer de los jóvenes permanente fermento evangélico en la sociedad, para llevarla a Jesucristo.